lunes, 26 de abril de 2010




Quería escribirte un texto memorable, de esos buenísimos, de los que te llegan y te hacen ilusión. Un texto en el que las últimas líneas las vieses borrosas por las lagrimillas, pero lo siento, no me va a salir, siempre me cuesta expresar lo que siento, por eso me escondo detrás de historias de otros.

Quería escribirte un texto que reflejase que hoy cumples 22 años aunque en realidad, nuestra amistad apenas llegue a cumplir un año. Creo que el tiempo nunca ha importado tan poco, te has convertido en una de las personas más importantes de mi vida.

Quería escribirte un texto porque hemos tenido experiencias tan parecidas en Salamanca que era inevitable que nuestros caminos se juntasen. Has sabido madurar con ellas, aprender, crecer, hacerte fuerte, tanto como lo eres ahora pues te comes el mundo aunque a veces indigeste.

Quería escribirte un texto que te preguntase qué tal. Como tantas veces has estado aquí preguntándomelo, preocupándote porque estuviese bien. Dando esos pequeños detalles que no cuestan nada y que nosotras valoramos tanto. Qué puedo hacer yo para compensarlos, mis qué tal se quedan pequeños cuando eres capaz de acabar con un mal día con solo “un privado”.

Quería escribirte un texto que estuvieras leyendo todo el camino a la facultad. Pero prefiero hacerlo más corto para poder hacer una de esas subidas terapéuticas. Una subida por ese camino que, aunque sea tan largo, se me pasa volando pues puedo hablar de todo contigo, puedo expresar todo lo que pasa por mi mente porque sé que estarás ahí, a mi izquierda, escuchando.

Quería escribirte un texto que durase lo que dura un capítulo de Física o Química pero es que hay tantos que el texto sería muy largo. Jajajajjajaja es mejor reírse, las penas con risa son menos penas, y tu risa contagiosa llega a ser terapéutica.

Quería escribirte un gran texto pero no me ha salido. Que se joda el viento. Feliz cumpleaños cachonda.

1 comentario:

  1. Un saludo del Juez de la Horca desde El sacaleches.

    ResponderEliminar