miércoles, 31 de marzo de 2010

Y yo segúiré esperando a que aparezca alguien que se parezca a ti pero que sea diferente, para que cuando me preguntes pueda mentir diciendo que todo me va bien aunque ya no estés aquí.

lunes, 29 de marzo de 2010

Soñaré con un mundo mejor, un mundo en el que nadie se sienta solo, un mundo en el que una sonrisa sea suficiente para llenar la vida de razones para seguir viviendo.

domingo, 28 de marzo de 2010

jueves, 25 de marzo de 2010

Yo venía dispuesta a comerme Madrid, un finde de fiesta en una ciudad que no es la mía, ya sabes un finde de esos que pasan a la historia. Tú buscabas una musa nocturna, de esas que cuando acabas la canción le ponen el punto final largándose. Nos vimos en un bar, yo te quise invitar a una copa pero tú no estabas dispuesto a que la chica pagara. Entonces ¿de ser yo la que te meta boca ni hablamos no? Lástima. Me largué del bar, pero esta vez sin que ni siquiera compusieses una estrofa de lo que podría haber sido nuestra canción.

Pero, es lo que tiene ligar con el cantante la noche antes del concierto, que al día siguiente lo vuelves a ver seguro. Aunque lo hubiese negado, yo esperaba que me hubieras escrito una canción, pero olvidaba que me había largado antes de la primera estrofa. No tenía canción pero sí tu mirada clavada en mis ojos en ciertas frases inspiradas por otras pero que esa noche podían reciclarse para mí.

Acabó el concierto y empezó la fase de composición. Tú en una esquina del bar, yo en la otra, cruzando tantas miradas que podríamos haber matado a alguien. Es increíble, no entenderé nunca por qué la alineación de los planetas hace que los bares se llenen de almas sedientas y a mí que no me gusta tomar el sol, tampoco me gusta girar alrededor de él y me agobio con ellas. Sácame de aquí por favor. Aún no sé qué planeta en concreto hizo que mis labios te dijesen eso.

Tú, en un arranque a lo María Jiménez me soltaste un a dónde vamos rubia, mi casa está muy cerca de aquí. Enséñame Madrid respondí. Tras comprobar por qué es la capital nos tumbamos en un parque a mirar las estrellas y aunque lo hubiese negado otra vez, aún me queda una negación más para igualar a Pedro, estaba celosa, pues eran musas con las que tendría que competir.

Se acercaba la última estrofa, esa que puede hacer que una canción sea sólo una canción más o se convierta en el single del disco. ¿Qué tío no lleva condondes?¿Qué tía sí? Y es que quién quiere ir a tu casa pudiendo componer en un parque de Madrid.

miércoles, 24 de marzo de 2010

martes, 23 de marzo de 2010

Naciste un día como hoy, hace 57 años. El último de seis hermanos, el heredero de todos "los pantalones rotos y las zapatillas destrozadas, y así por la nieve" Y es que ya ni siquiera nieva como antes. No tuviste una infancia fácil, muchos hermanos, mucho trabajo pero poco dinero. Pero si algo has aprendido desde bien pequeño es a trabajar duro. Mira dónde has llegado, con esfuerzo, con trabajo, das a tu mujer y a tus hijos todo lo que necesitamos y queremos, has formado una familia.

Tan guerrero como Retógenes, luchando por (el) Numancia. Aficionado, de los que se emocionan en los buenos momentos, de los que no fallan en los malos, de los que levantan la cabeza orgullosos respondiendo "del Numancia" cuando les preguntan si son del Barcelona o del Madrid, de los que cambiaron "el campo de tierra del San andrés por Los Pajaritos".

Mozo sanjuanero. Con tu bota y tu pañuelo "bailando en Valonsadero". Tu trozo de cielo, tu sitio, donde te encuentras a ti mismo, donde descansarás para siempre(aún queda mucho, mucho tiempo para que eso suceda)Tú que me has enseñado a querer tanto estas fiestas, a saber que son algo más que vino y toros, a sentirlas, a ti que se te esacapan las lágrimas "por la alergia" si no puedo compartir contigo el Jueves La Saca, tú, que te llenas de orgullo cuando dices "si es que mira qué dos hijos tengo, habeis heredado la belleza de vuestra madre y la juerga de vuestro padre". No podía ser de otra forma, no podías encontrar el amor de tu vida de mejor manera, enamorándote de una moza sanjuanera una noche de Sábado Agés.

Me parezco tanto a ti que cometo tus mismos errores, aunque tú intentes evitarlo, aunque no te des cuenta de que no me importa repetirlos si así consigo ser como tú eres. Generoso, lo das todo por tu gente, nunca una queja saldrá por tu boca, interponiendo el bienestar de los otros al tuyo propio. Pocas veces te has permitido flojear, dejar de ser mi apoyo, siempre has sido el fuerte de los dos. Una gran persona, de esas que te hacen ser conscientes cuando las conoces de que hay gente en la vida que vale la pena.

Que veo el orgullo en tus ojos cuando me miras y que sólo espero que tú puedas ver el que yo siento de ser tu hija. Feliz cumpleaños papá.

viernes, 19 de marzo de 2010

Sobre el sistema educativo en general y la Universidad en particular


Soy estudiante, universitaria concretamente, en una ciudad cuyo nombre no quiero acordarme pues este texto puede ser extrapolado a cualquier universidad de nuestro país. Y no, no piensen que dejo impresa esta perla sin documentarme. Es verdad que mis fuentes no han sido ni estudios, ni estadísticas, ni libros…sino la voz de estudiantes y profesores de otras carreras y ciudades… que son los que realmente saben cómo está la enseñanza en España, los que a veces, más de las que piensan, sufren la educación. Pero este texto no va dirigido a los altos dirigentes, para ellos el texto sería mucho más crítico, este documento va directo a los antes mencionados, a los profesores y alumnos, las verdaderas víctimas y verdugos de esta situación.

Siento verdadera lástima al ver cómo algunos profesores no son realmente conscientes de la importancia que tiene su trabajo; de que no tengan en cuenta al alumnado; de que su tremenda dejadez les impida saciar el interés de los alumnos; sí existen, aún quedamos alumnos cuya meta en la vida es aprender y crecer como estudiantes y personas. No pueden ni imaginarse por un momento el desánimo que me invade al ver cómo personas que realmente estudian, se interesan, se esfuerzan y se preocupan suspenden, mientras que otras personas ven aprobados sus “esfuerzos” por hablar en voz baja o “asomarse disimuladamente” al examen del compañero para que el profesor no se dé cuenta. La impotencia que me invade cuando percibo que me están quitando mi derecho a aprender; que somos los últimos monos de un sistema al cual se le presupone que vela por nuestra educación y futuro; que es una pantomima de tal calibre que permite que profesores falten a clase sin justificación, lleguen tarde a la hora a la que ha sido convocado el examen, coman frutos secos mientras nos ponen un vídeo, aprueben su asignatura por comprar un libro (el suyo por supuesto), deleguen en sus alumnos su obligación de dar clase mediante la exposición por parte de éstos de absolutamente todos los temas (de su libro no lo olvidemos)…

No piensen que barro para casa, aquí hay piedras para todos incluso para mi propio tejado. La rabia que me inunda ante el conformismo extremo de ciertos alumnos, ante esa postura de pasotismo, ante la inmadurez “post-adolescente”, ante la falta de aspiraciones e inquietudes, ante la ley del mínimo esfuerzo que impera en nuestra sociedad. Alumnos cuya máxima capacidad de respuesta sea un “bueno, que pongan un aprobado general” ante la incompetencia mostrada a la hora de buscar un sustituto del profesor titular. Estudiantes cuya única meta es el éxito, medido por la cantidad de salidas nocturnas y no por la cantidad de conocimiento adquirido y reflejado mediante la popularidad en el grupo.

¿Qué podemos esperar de un sistema que permite que profesores totalmente incompetentes ocupen un sitio fijo en despachos y que alumnos que leen la “Super Pop” en clase sean diplomados, licenciados…?
Pero no crean que esto no va con ustedes porque no son estudiantes. Les recomiendo que el día de mañana no caigan enfermos, ni tengan un juicio, ni quieran llevar a sus hijos al colegio, ni necesiten ayuda de un psicólogo, ni… pues siento decirles que les atenderán los/las “Super Pop apruebo los exámenes copiando”.

¿Pero saben qué es lo peor de todo? Que este texto no va a servir para nada, no va a cambiar absolutamente nada. Qué rabia señores, qué rabia.

P.D.1: aún sigo esperando aquel “aprobado general”. Aunque mientras espero, me conformo con el 5´1 que saqué en el examen con mi esfuerzo y estudio.
P.D.2: no piensen que este texto es anónimo por cobardía, sino porque la falta de profesionalidad de ciertos profesores me condenaría a no ser psicóloga nunca pues no aprobaría su asignatura, y eso señores, no habrá nadie que me impida conseguirlo.
P.D.3: afortunadamente, sigue habiendo profesores y alumnos por los que todo esfuerzo educativo merece la pena.

miércoles, 17 de marzo de 2010

...y sálvate siempre...

Gracias por todo,
Gracias por nada.

Dudo que lo sepas, pero tranquila, yo te lo digo:
el que fueses tan hija de puta ha hecho que yo ahora sea más fuerte.

No te preocupes, que yo también tengo la culpa. Por permitir que llegases (que llegase) al límite, a un límite que nunca creí que llegaría, que llegaría y saldría. Pero la vida a veces te lanza salvavidas, esos a los que la gente corriente llama verdaderos amigos, pero que para mí son algo más que eso. Esas personas que de repente aparecen en tu vida y forman una conjunción perfecta contigo. Eso que tú nunca podrás experimentar.

Y pasó la tormenta (tropical) y no llegó la calma, llegó el huracán que se comía el mundo, el huracán que siempre fui.

m.e. s.a.l.v.é.

Gracias por todo,
Gracias por nada.
video

martes, 16 de marzo de 2010

- Volverás. Siempre vuelves.

- Yo no he vuelto nunca.

-¿Entonces por qué siempre nos encontramos?

- Porque tú siempre vuelves

sábado, 13 de marzo de 2010

viernes, 12 de marzo de 2010

11 de Marzo


11 de Marzo de 2004, 192 personas se despiertan, se visten, desayunan, se arreglan, discuten por una tontería, con suerte se despiden de sus seres queridos y salen a la calle, como todos los días. 192 personas que ya no volverán nunca a casa aunque sus familiares, amigos, conocidos… hoy, 6 años después, les sigan esperando.

Dos minutos, dos míseros minutos son suficientes para acabar con toda una vida. Dos minutos son los que hacen falta para que toda una vida cambie irremediablemente.

Cobardes. Sólo los cobardes son capaces de terminar con los sueños de las personas de una forma tan ruin. 192 personas, con nombres y apellidos, ya no podrán ver la luz del día, ni besar a sus pareja, ni educar a sus hijos, ni cuidar de sus padres, ni pelearse con sus hermanos, ni llorar, ni reír, ni luchar por seguir adelante, ni quejarse por madrugar, ni querer, ni odiar, ni perdonar… ni vivir. Esa mañana todo acabó para ellos, sin tener culpa, ese día 192 inocentes murieron.

No me olvido de los heridos, miles de personas que murieron en vida. No perdieron la vida pero sí la libertad. Las secuelas, 6 años después, siguen estando muy presentes. Personas que no pueden subir a un tren sin que un escalofrío recorra su cuerpo, sin que les tiemble el alma, sin que revivan todo aquel infierno.

Pero hoy, ellos están ahí, recordándoles, honrando su memoria, los que quedaron en esta parte de las vías, los que ese día perdieron parte de su vida, los que luchan cada día para seguir adelante, para levantarse cada mañana sabiendo que les falta alguien importante. Valientes. Sólo los valientes son capaces de vivir con ese dolor.

11 de Marzo de 2004, un día que tristemente ha quedado marcado en el calendario, un día en el que la metralla ganó a la vida, un día en el que el coger un tren que no es el tuyo o perder el tren de todos los días marca una gran diferencia, un día cualquiera en el que cualquiera pudo ser etiquetado como “víctima del 11M”, un día desde el cual todos nos sentimos más tristes, un último día para 192 personas.

11 de marzo de 2004, uno de los peores atentados en Europa deja a 192 muertos (193 con el policía que murió en la detención de los autores), miles de personas heridas y un país llorando a sus hijos.


jueves, 11 de marzo de 2010

Qué disparate de partida de ajedrez siendo adicta al jaque mate


Ahora que ya no espero cruzarme contigo. Dejé de buscarte, de saberte en cualquier parte. Jaque

Ahora que vuelvo a dormirme sin la almohada de tus buenas noches. Mis sueños dejaron de nombrarte. Jaque

Ahora que ya no juego a escondidas a encontrarte. Dejé de echarle un pulso al azar a ver quién era más fuerte y salía a buscarte. Jaque

Ahora que el necesito verte ya no gana al no seré yo la primera que llame. Dejé de necesitar que tu voz acariciase mi nombre. Jaque

Ahora que ciertas canciones siguen abriendo heridas. Alfil come a reina

Ahora que ya no me das el aire a veces, pero tampoco me lo quitas. Dejé de fingir que no dolías, ahora que ya no dueles. Jaque

Ahora que ya no pido explicaciones. Dejé de ser aquella idiota que llama de madrugada para colgar sin decir nada a esas horas no hay palabras. Jaque

Ahora que tus palabras ya no acaban con mis miedos. Dejé de hallar en ti consuelo.Jaque

Ahora que ya no te echo de menos, que no te recuerdo, que no te siento. Dejaste un vacío que ya está lleno. Jaque


Tú sabes de lo que hablo verdad Rulo, como las frases que ya no te escribo pa´ que vuelvas otra vez. Jaque mate

martes, 9 de marzo de 2010

Calculamos mal

la distancia entre nosotros,

eran cientos de kilómetros de frío

supongo que por eso,

sólo me has rozado

lunes, 8 de marzo de 2010

Una adversidad se supera en el momento en que sabes extraerle una consecuencia positiva.

... haces que me sienta bien.

domingo, 7 de marzo de 2010

Peces de ciudad Ana Belén


... hay quien dijo que fui yo la primera en olvidar...

jueves, 4 de marzo de 2010

... y los dos ganaron


No esperen leer un gran texto, un texto capaz de hacerles llorar, con frases tan buenas que quieran leerlas dos veces, un texto que consiga hacerles feliz durante 3 horas. Lo siento, yo no hablaba con 9 meses ni he conseguido que 500 tíos griten que quieren follarme hasta el alma, yo no soy una genio de la música.

No esperen sentir con este texto todo lo que yo sentí en su concierto. Dudo mucho que lleven un mes esperando este escrito con una entrada en la mano, leyendo cada línea una y otra vez durante 2 años hasta aprendérselas y gritarlas junto a 1000 gargantas más. Permítanme dudar de que sus caras reflejen el orgullo que yo vi en los ojos de sus dos soles, de los que se parecen tanto a ellos que cargan con sus miedos, de los que siempre están ahí, salvándoles, amortiguando sus golpes y viendo cómo sus hijos esa noche cumplían su sueño.

Un violinista no pone los acentos a este texto, ni una banda los puntos y a parte. No esperen a Carlos, Ismael, Pedro… ni siquiera a Panchita La Cachonda dejarse ver por estas líneas. Ellos acompañan a quien se lo merece, a los que son tan artistas como ellos.

No esperen que este texto les mire a los ojos y les haga sentir, que les vuelva relocos, éste no es mi texto definitivo.

Yo estuve allí, viendo cómo cumplían uno de sus sueños, cumpliendo uno de los míos. Es difícil escribir qué sientes en ese momento, en ese justo instante en el que eres consciente de que estás ahí, delante de ellos, que lo que llevas esperando mucho tiempo se hace realidad, arropada por 1000 personas que sienten algo parecido a lo que sientes tú. Los nervios marcan tus comportamientos, la euforia reflejada en tus movimientos, la felicidad pintada en tu cara, el cansancio inundándote el cuerpo, pero no importa, nada importa, sólo disfrutas el momento.

Nunca he experimentado algo así en un concierto. Quizás porque es algo más que eso, es la prueba de que el esfuerzo merece la pena; que el no rendirse tiene su recompensa; que lo trabajado, lo sufrido, lo disfrutado, lo llorado palabra por palabra, canción por canción, lleva a cada uno a su lugar. Luis y Marwan en directo, Luis y Marwan emocionados, Luis y Marwan en humano.

No sé si llenarán Las Ventas algún día, pero consiguieron llenar a 1000 personas de la más auténtica felicidad durante 3 horas. Y eso señores, sólo lo consiguen los grandes.




¿Saben esa sensación de haber sido tan felices en un lugar que en vez de estar eufóricos porque ha ocurrido, duele el que ya ha pasado? Siempre recordaré aquel concierto, al final dejó su cicatriz.













miércoles, 3 de marzo de 2010

Más de cien motivos

101 veces que quiero llamarte 102 razones por las que no lo hago

101 veces que he intentado olvidarte 102 intentos fallidos

101 amigos perdidos 102 heridas sentidas

101 golpes recibidos 102 mejillas para poner

101 distanciamientos entre amigos 102 ¿uno de ellos?

101 dudas sobre la anterior pregunta 102 eres uno de ellos

101 conciertos en los que he estado 102 a los que no he ido

101 viajes juntos 102 camperos, Guarda sul...

101 descansos en exámenes 102 y ciento tres ciento cuatro

101 inolvidables momentos salmantinos 102 pajos y tousis

101 buuuus para ti 102 gracias por estar siempre ahí

101 prácticas de salud 102 buenos momentos con vosotras

101 obstáculos superados 102 si sigues conmigo

101 veces he caído 102 motivos para levantarme

Más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien mentiras que valen la pena

martes, 2 de marzo de 2010

Fui

Nada me retuvo. Me liberé y fui.
Hacia placeres que estaban
tanto en la realidad como en mi ser,
a través de la noche iluminada.
Y bebí un vino fuerte, como
sólo los audaces beben el placer.


Constantino Kavafis

lunes, 1 de marzo de 2010

Dueles

Duele el pasado.
Duele el recuerdo.
Dueles.

El recuerdo de tu sonrisa, de Cine de Barrio, de tu fuerza y valentía, de tu casa llena de gente que ya no es la de nadie, de las granadas, de tu muñeco, del "hablad más bajo". Duelen los recuerdos, pero aún más el que ya no hay nuevos, que hace ya 3 años los buenos recuerdos dejaron de fabricarse y dieron paso a uno sólo.

Que heredé tu nombre, y que deseo haber heredado un poco de lo gran persona que eras abuela.