lunes, 20 de marzo de 2017

Posdata

Lo siento cariño pero me he acostado con otro. No, no es una broma. Te dejo esta carta antes de irme porque soy tan cobarde que no me atrevo a decírtelo a la cara. Sí, también soy una puta pero no pude resistirme a un joven, mucho más guapo que tú, pero gilipollas al fin y al cabo. Soy consciente de que he roto todo aquello que fuimos construyendo juntos poco a poco. Que he sido tan imbécil que lo he echado todo a perder. No espero que me perdones, te mereces a alguien mejor que yo. Seguro que lo encuentras, no será difícil dar con alguna que no sea tan zorra. Entendería que no me quisieses ver más en tu vida y que vayas contando por ahí que fui una auténtica cabrona. Quédate con el piso y el coche, no me los merezco. Me imagino la decepción y rabia que sentirás por dentro y que sólo me desearás lo peor. Lo siento.


P.D.: tranquilo cariño, no te he puesto los cuernos pero quería que sintieses el dolor que sentí yo cuando me enteré de que tú sí lo habías hecho. No te molestes en llamar a la puerta, todas tus cosas están en esta maleta. ¡Ah, por cierto! Tu camiseta firmada del Real Madrid se la he regalado a mi monitor del gimnasio, no veas cómo le sienta.


Colaboración con #relatosDecepcion una iniciativa de @divagacionistas

No hay comentarios:

Publicar un comentario